jueves, 23 de febrero de 2012

CHILENOS DE PRIMERA Y SEGUNDA CATEGORIA EXISTEN EN CHILE , DONE LA PLATA MANDA ÍA

Historias cruzadas en Chile

 Desde que Sebastián Piñera llegó al poder, pareciera que todos los conflictos sociales explotaron simultáneamente en Chile: fuertes protestas estudiantiles, huelgas, militarización del territorio mapuche y graves casos de racismo contra las empleadas domésticas. Lejos de coincidir con esta excusa que presenta el gobierno, es importante destacar que varias de las desigualdades sociales permanecían invisibles a los ojos del mundo durante las dos décadas del gobierno de la Concertación.

[Publicado el 22/02/2012] - Una fotografía publicada por la agencia AP parece ilustrarlo todo: una pobre empleada doméstica, vestida con lacerante humildad, le sostiene la sombrilla por horas a un acaudalado ejecutivo en la Playa de Concón, que juega naipes con sus amigotes mientras beben generosos balones de cerveza importada. La muchacha sólo mira. No tiene dónde refugiarse de la inclemente canícula. Ya ha hecho las tareas de la casa, un lujoso penthouse de un edificio vecino, y cuando el patrón lo decida, deberá volverse con todo el sol a cuestas a prepararle el almuerzo. Dos chiquillas, presuntamente sus hijas, miran desde la sombra tornadiza de una palma el doloroso calvario de su mamá.

Es foto vale más que cien crónicas que intenten referirse a la virtual esclavitud en que se ha convertido el servicio doméstico en Chile, un desequilibrio social que tiene expresiones mucho más injustas y casi inhumanas, y que se basa en la distribución inequitativa del ingreso y en los prejuicios sociales. A pesar de que durante mucho tiempo Chile fue un ejemplo de desarrollo macroeconómico, en el que en realidad se ocultó una sociedad polarizada, con un fuerte sistema represivo y una de las concentraciones de riqueza más altas de la región.

La indignación por el maltrato a las llamadas “nanas” surgió en la acomodada localidad de Chicureo, al norte de Santiago, cuando a las empleadas domésticas se les prohibió caminar por la ciudad, debiendo trasladarse en camionetas hasta y desde el lugar de trabajo. Además, debían vestir permanentemente su uniforme y se les prohibió el acceso -como usuarias- a baños públicos y al club de golf, entro otros sitios exclusivos.

La discriminación a las empleadas es histórica y se profundizó durante la dictadura, cuando los ricos crearon guetos, en los que continúan imponiendo sus reglas. Pero la sociedad chilena se está quitando lentamente la venda de los ojos y por eso se indignó ante lo que consideró una actitud intolerable dentro de la cotidiana discriminación hacia las nanas, que en su mayoría son de origen mapuche.

Por eso, también gran parte de la sociedad de clase media apoyó durante el año pasado la consigna de una educación universal, gratuita y de calidad, y lo está empezando a hacer realidad con la salud. La tendencia a integrar a los históricamente marginados está surgiendo ahora con más fuerza, pero el poder político actual, con sus poderosas compañías aliadas, se opone a cambiar el statu quo.

Los chilenos, que durante veinte años compraron ingenuamente el discurso antidictadura de la Concertación, reconocen ahora que esa fuerza política mantuvo gran parte de las desigualdades de la era Pinochet. Otro importante conflicto social que el gobierno no logra esconder e intenta desvirtuar es el del levantamiento mapuche.

La estigmatización de este pueblo originario, que reclama sus tierras apropiadas en parte por el ejército chileno en 1860 y entregadas a empresas madereras multinacionales durante la dictadura, llegó al punto de enviar militares a la región de la Araucanía y de utilizar la Ley Antiterrorista para poder reprimir, encarcelar y torturar. En plena democracia, murieron diez mapuches por la acción desmedida de los Carabineros. Decenas de activistas, en tanto, fueron torturados, secuestrados y amenazados.

El gobierno y las empresas forestales acusan a los mapuches de violentos y de provocar los recientes incendios de los bosques. Pero varios analistas apuntan -con la investigación aún en curso- a que las únicas beneficiarias de los incendios son las compañías forestales, que cobrarán importantes seguros. Sea como fuere en definitiva, el fiscal nacional, Sabas Chahuán, ignoró el pedido del gobierno de designar fiscales especiales para investigar los incendios, por temor a que la pesquisa sea manipulada desde el Palacio de La Moneda. Por el contrario, destacó que los funcionarios existentes en la zona son capaces de dirigir la investigación.

La militarización del Wallmapu, el territorio mapuche, mediante carabineros, militares y guardias privados de las compañías forestales, es parte del control social ejercido por una minoría poderosa que se fortaleció durante la dictadura. Afortunadamente, estos temas están cobrando notoriedad e indignación dentro de la misma sociedad, que vislumbra que una mayor equidad e inclusión es sinónimo de paz y prosperidad.

(Fuente: Diario Bae.com. Por Maximiliano Sbarbi Osuna)

ASAMBLEA NACIONAL POR LOS DERECHOS HUMANOS CHILE

No hay comentarios.:

visitas

LAS NOTICIAS DEL MUNDO EN UN CLIK

CON CHILE EN EL CORAZON

TVN EN VIVO

TVN EN VIVO
TELEVISION NACIONAL DE CHILE HAGA CLIK EN LA IMAGEN

TELEVISION DESDE EL SUR

TELEVISION DESDE EL SUR
VEA TELESUR EN VIVO HAGA CLIK EN LA IMAGEN

VEA TV CUBANA EN VIVO

VEA TV CUBANA EN VIVO
PARA VER HAGA CLIK EN LA BANDERA

CENTRO DE POLITICAS PUBLICAS

CENTRO DE POLITICAS PUBLICAS
INTERESANTE ESPACIO

FOTOS DIVERSAS

noticias de america

noticias de chile

MENU DE ARCHIVOS

VERDAD Y JUSTICIA NO A LA IMPUNIDAD

VERDAD Y JUSTICIA NO A LA IMPUNIDAD

NO QUEREMOS ESTE TIPO DE DEMOCRACIA

NO QUEREMOS ESTE TIPO DE DEMOCRACIA
foto perteneciente a EDUARDO SANCHEZ B

NO AL SECRETO DE LOS 50 AÑOS, JUSTICIA NADA MAS, NI NADA MENOS

NO AL SECRETO DE LOS 50 AÑOS, JUSTICIA NADA MAS, NI NADA MENOS